7 Claves para manejar los berrinches en los niños de 2 a 6 años.

Los berrinches son la manera en que los niños expresan su frustración, enojo, miedo o tristeza y es muy común que se presenten en rangos de edades tempranas, ya que aún no han aprendido a gestionar y controlar estas situaciones desagradables para él. En la mayoría de las ocasiones los pequeños recurren a este tipo de conductas para llamar la atención puesto que sienten que no tienen control alguno sobre la circunstancia.


¿Cómo enfrentar los berrinches de tu hijo y tener éxito?

1. Si queremos enseñar disciplina con amor, será importante observar a tu hijo e identificar la posible causa del berrinche: algo que se le quito, hambre, sueño o si es únicamente manipulación.

2. Llévalo a un lugar seguro en el que se pueda expresar y desahogar. Sácalo del sitio donde se inicio la rabieta, si es posible y él lo permite, abrázalo y ponte a su nivel para hacerle entender que estarás ahí para apoyarlo a que se sienta más tranquilo. De lo contrario déjalo un momento a solas y dile que estarás cerca por si necesita de tu ayuda.

3. Apenas notes que su estado de ánimo cambia, felicítalo. Aprovecha para describirle la sensación de bienestar que tiene en ese instante; te noto más tranquilo, te sientes mejor, ¿verdad?

4. Háblale mientras se desahoga. Esta es una manera de educar en valores pues le trasmites que entiendes su molestia, pero que solo le prestarás atención cuando este en calma. Así mismo le ayudas a distinguir sus sensaciones y emociones durante y después del berrinche. Poco a poco aprenderá a expresarse asertivamente cuando sienta frustración en vez de hacer berrinche.

5. La disciplina con amor incluye mantener la calma a la hora de hablarle, de lo contrario, todos, incluidos niños y padres, entrarán en una lucha de poder. Por lo tanto, háblale con voz tranquila y suave, muéstrale a tu hijo que no vas a permitir que su comportamiento te afecte. Si tú gritas, él grita.

6. Ten paciencia y constancia. No caigas en agresiones físicas contra él o ella. Si pasa por tu mente, salte a respirar y regresa luego, cuando ambos estén más calmados.

7. Tomen una conclusion juntos. Reflexiona con tu hijo las causas del berrinche y las posibles soluciones que pueden llevar a cabo para mejorar esa situación, será importante que te mantengas firme y congruente en todo momento, pero también permítele aportar ideas de cómo puede solucionar y sobre todo enfrentar la situación.



80 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo